Gincana en familia

GINCANA EN FAMILIA de juegos clásicos por muchas buenas causas

Aunque lo nuestro no es organizar talleres ni actividades infantiles, hace mucho tiempo que nos apetecía hacer esto, una Gincana en familia de juegos clásicos.

Al fin y al cabo, se trata simplemente de utilizar nuestros productos y hacer honor a uno de nuestros lemas más básicos: compartir experiencias juntos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando decidimos lanzar una colección de juguetes tradicionales, nos movió el convencimiento de que este tipo de juguetes eran perfectos por muchos motivos:  partían de una producción sostenible y de una tradición artesanal, eran didácticos e ideales para estimular muchos conceptos importantes como la psicomotricidad, la concentración, la persistencia, la cooperacióna y, lo que más nos gustaba, proponían una transmisión de experiencias entre adultos y niños. Y es que, ¿quién no ha jugado al yoyo,a los bolos o a las cuerdas de saltar, por dar algún ejemplo…?

De esta reflexión nació Let’s Play!, una colección de juguetes clásicos en la que la elección de los colores tiene un papel principal.  Por eso, hemos buscado una pintura que, además de ecológica y de cumplir toda la normativa obligatoria para el uso en juguetes, pueda destacar la belleza íntrínseca de este tipo de juguetes.

Nos gusta jugar, siempre lo hemos dicho, pero hasta la fecha no habíamos puesto a prueba “nuestras teorías”, así que estaba por ver si eso de la cooperación entre niños y adultos a través del juego, funcionaba con familias no tan declaradamente “juguetonas” como las nuestras.

La ocasión se presentó de manera perfecta esta primavera, cuando nos propusieron desarrollar una actividad para la “Family zone” que Atrápalo organizaba dentro del contexto del Vermut solidario, una iniciativa que este año cumplía su décima edición y cuyos beneficios se han destinado a Proactiva Open Arms y la Fundació Josep Carreras.

Casualmente (o no),  ya nos sentíamos comprometidos con la labor de una de estas organizaciones, ya que a lo largo de este curso hemos tenido la suerte de poder conocer de primera mano la actividad de Open Arms, a través de unas charlas en el colegio que han significado un antes y un después para nuestros hijos, y que nos han movilizado de diversas maneras. Esta experiencia está siendo tan reveladora, que en algún momento nos gustará contarla con detalles.

Volviendo a nuestra yincana, nuestra propuesta consistía en un formato muy simple: completar un circuito de 6 pruebas basadas en algunos juegos clásicos, en las que diversas familias competían a la vez acumulando puntos, y en el que todos ganaban.

A lo largo del día realizamos varias sesiones en las que vimos como padres e hijos intercambiaban consejos, aprendizajes y sobre todo, muchas risas.  El feedback fue súper positivo. Incluso en aquellas familias que en inicio no parecían muy predispuestas a la actividad, nos confesaron que lo habían pasado en grande, por lo que no nos podemos sentir más orgullosos y satisfechos.

Estamos en verano, la época del año por excelencia para jugar, así que ya sabéis, si os apetece un plan fácil e infalible para compartir diversión en familia, podéis probar con una gincana de juegos clásicos como la nuestra. Es fácil, barata y apta para todas las edades.

El espacio que teníamos no era el ideal para este tipo de actividad, y sin duda las fotos que aquí os dejamos tampoco lo son, pero si se dispone de un poco de espacio al aire libre, organizar un evento de este tipo puede ser un triunfo absoluto sin mucha complicación y con diversión asegurada.

Que os divirtáis!