Compartir tiempo y experiencias en tiempos de pandemia

 

Cuando empezamos este proyecto, lo primero que hicimos fue intentar definir el sentido de nuestra marca. Tras algunas reflexiones, llegamos a la conclusión de que todo lo que proponíamos tenía que ver con la idea de compartir tiempo y experiencias con nuestros hijos e hijas. No pretendíamos ser originales y aún menos trascendentales, pero sí defender la calidad de ciertas experiencias.

Nunca imaginamos que 4 años después viviríamos una situación como la actual y que eso de “compartir tiempo y experiencias” cobraría una nueva dimensión. La realidad de una pandemia mundial nos ha obligado al confinamiento, y por primera vez, muchos padres, madres, hijos e hijas hemos compartido tiempo y experiencias a jornada completa, 24 horas, día tras día. No ha sido fácil, no lo es, pero seguro que en muchas familias también se han hecho evidente algunas oportunidades preciosísimas.

No obviamos la parte negativa de toda esta situación pandémica, pero frente al miedo, la ansiedad y la frustración, algunos momentos compartidos han resultado más eficaces que la ansiada vacuna.

Y si bien es cierto que el dramatismo vivido por algunos no admite concesiones, también lo es que no valorar lo que se nos ha brindado a otros sería un error.

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la información que publicamos en nuestro website y recoger información estadística. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aceptar