Crónica de una aventura

El pasado 18 de abril realizamos el primer taller de Me&Mine bajo el lema “Enmarca tu aventura“,

y más que una experiencia, sería justo decir que para nosotras fue toda una aventura.

 

fotografía sin título-4386 IMG_8402

Hubo emociones de todo tipo: los nervios lógicos de la incertidumbre de saber si todo saldría bien o no, si vendría gente, si conseguiríamos motivar a niños y adultos con nuestra propuesta, pero también el entusiasmo de comprobar que todos estos miedos iban quedando apartados, y que pese a algunos contratiempos (que los hubo!), la actividad salía adelante con el ritmo y ánimo que justo habíamos deseado.

Ahora, con algunos días de por medio, cuesta creer que algo tan sencillo contuviese tanta intensidad, pero es que, de verdad, el día estuvo lleno de momentos para enmarcar.

La mañana empezó con la visita temprana de Isa de Barcelona Colours” y de Bea de Bea, mamádedos” , super bien acompañadas las dos con sus peques. Nos pillaron “con las manos en la masa”, acabando de montar las mesas y en plena rebelión de los aspersores de agua. Rebelión, por cierto, que el marido de Isa intentó atajar, asumiendo las consecuencias de una ducha no prevista (suerte que hacía calor!). La escena debía recordar bastante al estilo de los hermanos Marx, en fin… Superada esta caótica presentación, tuvimos la oportunidad de charlar con ellas un rato y hablarles un poco más sobre nuestro proyecto. Su interés en todo lo que les contamos fue más que generoso, y la implicación de ellas y sus hijos en la actividad, total.

fotografía sin título-4487 fotografía sin título-4479 copia

 

Como imaginábamos, la monitorización del taller a cargo de Gala Pont, fue todo un acierto. La confianza y el estimulo que Gala es capaz de transmitir a los niños, hizo que todos entendiesen la propuesta y la hiciesen suya, y los resultados, motivo de orgullo para sus autores, sus respectivos padres y por supuesto, nosotras.

vlcsnap-2015-04-19-20h51m30s211 còpia

A lo largo de la mañana, uno de los rincones que más risas provocaron fue el “momento photocall”. Niños y adultos fueron posando tras nuestras ilustraciones XL para convertirse en superheroes efímeros, y en serio, algunas fotos no tienen desperdicio…

DSC_3129

 

DSC_3134

 

El momento de relax lo puso el acústico de Lorena Álvarez: eso sí que es meterse a los niños (y no tan niños) en el bolsillo. Nos tuvo a todos encandilados durante un buen rato. Qué grande es esta mujer!

vlcsnap-2015-04-19-20h56m30s135 còpia

Y el momentazo final, gracias también a Lorena y a las ventajas (que las hay) de tener que quedarse a desmontar y recoger cuando ya todos se han ido. Y es que nuestros hijos pudieron disfrutar de Lorena para ellos solitos y dispuestos a seducirla, consiguieron hacerle un escenario personalizado con su nombre, cambiando el órden de las letras de “La Central” (organizadora del evento), para conseguir “LARENA”, y es que la cosa no daba para más, pero a ella le encantó la idea y la pudimos inmortalizar con esta instantánea.

IMG_8438

 

No nos alargamos más porque hacienda caso a eso de que “una imagen vale más que mil palabras”, tenemos algunas imágenes preciosas que explican mucho mejor todo lo que vivimos y compartimos ese día. Gracias a Roc Pont por la realización de este video y a Lorena Álvarez por permitirnos utilizar su música.

Viendo esto, solo podemos pensar que queremos repetir 😉

Gala Pont, ilustrando sueños

 

Hace tiempo que queremos inaugurar en nuestro blog una mini serie de posts dedicados a nuestros ilustradores y
, curiosamente, hoy hablamos por primera vez de una ilustradora con la que aún no hemos colaborado. Bueno, para ser justos, diremos que aún no ha colaborado ilustrando alguno de nuestros productos, pero lo cierto es que la hemos convencido para que dirija nuestro primer taller, “Enmarca tu aventura”.11008803_402062606620411_8786908777321758574_o

Gala Pont (Granollers, 1992) está licenciada en Bellas Artes y aunque sigue formándose como ilustradora, ya hace bastantes años que ilustra cuentos por encargo. Combina esta actividad con diversas colaboraciones para revistas y fanzines, a la vez que edita su trabajo en forma de láminas y postales que comercializa en diversas librerías y tiendas de museos de Barcelona.

Gala-Pont-290x290

Cuando alguna vez le han preguntado sobre su trabajo, ella ha respondido que no se atrevía a definirse, así que no se nos pasa por la cocorota intentarlo nosotros. Dejamos este reto para los que saben. Sin embargo, sí podemos arriesgar un poco e intentar explicar por qué nos gustan tanto sus dibujos, y es que esto lo tenemos bastante más claro.

10835114_414890985337573_2150057987084113915_o

Todas las ilustraciones de Gala Pont remiten a un mundo de ensoñación, un repertorio de imágenes que uno, quizá, tiene la suerte de atisbar una mañana sin prisas acurrucado bajo las sábanas. Hay algo mágico y poético en lo que cuentan sus dibujos, incluso cuando los protas son unas albóndigas.

          alb3       casita

No os contamos más, que igual metemos la pata. A nosotros simplemente nos encanta, así que os dejamos aquí algunos ejemplos porque está vez parece claro que “una imagen vale más que mil palabras”.

sira1     arbre

 

11129690_423033771189961_6582307467590302247_o

18 de abril. Primer taller Me&Mine: “Enmarca tu aventura”!

Nos hace mucha ilusión presentaros el primer taller de Me&Mine:

 

“Enmarca tu aventura!”

“Enmarca tu aventura!” se inscribe dentro del ciclo de actividades “Matinal al Jardí” que organiza La Central en Barcelona, y cuya primera sesión es el próximo sábado 18 de abril. Allí nos encontraréis a partir de las 12h!

 

taller-meandmine-matinal-al-jardi2

 

Acorde a la filosofía de la marca Me&Mine, el taller está pensado para potenciar la creatividad de los niños y reafirmar su identidad emocional.

En esta ocasión, propondremos a todos los participantes que creen su propio Me&Mine personalizado, 100×100 hand made, ya que ellos serán los autores de las ilustraciones, cuyos personajes tendrán las caras de las fotografías que hayan decidido traer de casa. Al finalizar la actividad, los niños podrán llevarse a casa su ilustración personalizada con sus personajes, enmarcada en uno de nuestros marcos automontables.

Tendremos el lujo de poder disfrutar del concierto acústico de Lorena Álvarez.

 

Cartell-Matinal-al-jardi

 

La comunidad confesable o parecidos razonables

Últimamente me asombra la evidencia con la que algunos hechos vienen a constatarme algunas intuiciones del pasado. Y es que, más que un descubrimiento, a veces tengo la sensación de estar asistiendo a un espectáculo de magia.

Voy rápido con los ejemplos, o la tentación de adentrarme en el terreno de la metafísica podrá conmigo.

Tengo un par de amigas que son pareja y que decidieron ser madres a través de la fecundación in vitro. El peque está a punto de cumplir un año, y cada vez se parece más a sus madres, a ambas, sí. Diré más, cada día se parece más a su madre no biológica. La risa, la mirada, los gestos, van definiendo la cara de este pequeñín a imagen y semejanza de su madre (no biológica, quede claro), obviando todo el determinismo de la genética.

Con más pasmo, tuve que asumir recientemente que la hija de unos vecinos sobre la que siempre habíamos sentenciado “es clavadita a su padre”, era en realidad adoptada.

Más cerca, cuando el recorrer el álbum de fotos que resume los primeros años de tu hija, te das cuenta de que su cara ha cambiado hasta el punto de parecerse, a veces, a la persona que aparece junto ella en la fotografía.

Si alguien opina que exagero, que piense por un instante en los grupos de amigas/os adolescentes… Es, o no es? Es cierto que en este caso todo el atrezzo ayuda mucho, porque se visten, peinan, hablan y ríen igual, pero estoy segura de que si pudiésemos hacer el examen prescindiendo de la puesta en escena, tendríamos que admitir que el asunto va muy en serio.

No es extraño; al fin y al cabo, todo el mundo sabe que la adolescencia es uno de los momentos claves en la construcción de nuestra identidad como individuos. Lo extraño, es que siempre hemos entendido este argumento como algo limitado al ámbito de lo psicológico, y raramente a alguien se le ocurre pensar que esto pueda ser algo físico también.

A riesgo de no haber conseguido librarme de la obviedad, aquí va mi revelación: las personas estamos hechas de personas.

frankenstein-y-niña

Con esto, quiero decir que estamos hechas al estilo Frankenstein, del tal modo que: ojos, bocas, manos, piernas, pelo, risa, muecas, frente… casi todo lo visible de nosotros, pertenece a otros; y aunque sea difícil de explicar y de creer, e incluso resulte incómodo, lo cierto es que andamos por ahí como una especie de manifiesto andante sobre toda la comunidad de personas que nos constituye, y por eso, deberíamos estar dispuestos a aceptar que algunos parecidos, son algo más que razonables.

La pregunta de la muerte

 

Después del cuento y de apagar las luces, suele ser el momento de las pequeñas confesiones y las grandes preguntas.

Hace algunos días, este momento con mi hija evolucionó así:

 

-Mamá, te vas a moriri?

-Qué???

-que si te vas a morir?

-eh… sí, algún día…

-Y yo me voy a morir?

– …

-mamá?

-Sí, también, pero falta mucho, mucho, y no debes preocuparte por eso ahora

-pero yo no me quiero morir mamá…

-yo tampoco, pero es normal y no pasa nada. Duérmete tranquila y otro día te lo explico.

 

No sé si dormió tranquila. A mi me costó mucho pegar ojo esa noche. De hecho, creo que me morí un poco.

Supongo que la mayoría de padres se enfrentan a situaciones similares como mínimo una vez, y aunque hay mucho dicho sobre el tema, no cabe duda de que, si se me permite el juego, la pregunta sobre la muerte, es la pregunta de la muerte. Salir airoso de esta, es como hacer el triple mortal y caer de pie, sin haber entrenado.

Con la mejor de las intenciones, decidí explicarle lo del ciclo de la vida con peli de Disney bajo el brazo, pero me salió el tiro por la culata, porque la crueldad de Hamlet se impuso cuando aún no habíamos llegado a la mitad de la película, y tuve que aceptar que, El Rey león, no era lo más adecuado para una niña de cuatro años.

Después de esto, me he encontrado con la misma encerrona varias noches. Normal, porque su cabecita no encuentra una respuesta que deje zanjado el tema de forma satisfactoria. Su versión del ciclo de la vida es que cuando ella sea grande, nosotros seremos pequeños, y además de cuidarnos, nos podrá decir lo que podemos hacer y lo que no. He aquí una versión práctica con las dosis justas de rebancha, que no he podido desmentir porque, para ser justos, su explicación está más cerca de la verdad que cualquiera de los argumentos que yo le he podido ofrecer.

Para la próxima –pensé- no valen excusas ni evasivas, así que me he puesto las pilas para poder tener a mano algunos recursos. Os dejó aquí tres lecturas para la hora del cuento, que os pueden ser de ayuda si alguna vez os encontráis en semejante tesitura:

  • Es así, de Paloma Valdivia, aborda directamente el ciclo de la vida como un relevo continuo entre los que estamos, los que se van y los que vendrán. De forma po´stica, el texto invita a aceptar esta circunstancia positivamnete, sacando máximo provecho al momento de estar
  • El árbol de los recuerdos, de Britta Teckentrup, nos explica cómo el acto de compartir recuerdos y experiencias puede ser decisivo para superar la pérdida de un ser querido e, incluso, para perpetuar su presencia.
  • ¡No es fácil, pequeña ardilla! con texto de Elisa Ramón e ilustraciones de Rosa Osuna, es el cuento más difícil que le he leído a mi hija. Narra la historia de una ardilla que está muy triste porque ha perdido a su madre, y de lo difícil que es para ella y para su padre hacer frente a esta trágica situación, pero juntos, lo consiguen…

 

Sin título  Sin título2

 

Si te ha gustado este post, ¡comparte!

Nuestro Storytelling: los storytelling

Es curioso el modo en el que algunas cosas se realizan, pero no diremos que es casualidad.

Cuando las creadoras de Me&Mine empezamos a formular este proyecto, no había una larga amistad detrás, ni siquiera se podría decir que nos conocíamos bien y sin embargo, resultó muy fácil intercambiar nuestras expectativas y nuestros miedos, y darnos cuenta de que compartíamos posiciones muy similares. Contar nuestra historia, la una a la otra, no fue solo una forma de desahogo y de empatía; de forma casi intuitiva se convirtió en una declaración de intenciones. Día a día, nuestras conversaciones se han llenado de pequeñas historias de personas, primero de aquellas más cercanas y amadas, pero también de otras de las que solo habíamos oido hablar o de las que, quizá, no hubiésemos querido saber… Pero lo importante es que cada anécdota ha servido para armar un proyecto en el que, al margen de la incertidumbre empresarial, nos sentimos honestas y confiadas.

Continue reading